CELEBRANDO EL LAZO QUE TENEMOS CON NUESTROS PERROS.

Hola,


hoy, quiero escribir sobre Nuki, mi pequeña Schnauzer de 7 años. No solo porque hoy es el Día Internacional del Perro, también porque ella es la razón por la que retomé el diseño.


Después de toda una vida buscando el sentido de mi existencia a través de las relaciones, llegué a esta conclusión: mi búsqueda había consumido demasiado de mi tiempo en esta tierra.

Pensé que poner mi felicidad en manos de otra persona, era una apuesta que había perdido demasiadas veces.

Y decidí intentar llevar una vida centrada en ser plenamente responsable de mi propia felicidad.

Al mismo tiempo, no soy el tipo de persona que puede tener una existencia sin amar al máximo o sin cuidar a otro.


Nuki llegó a mi vida en mayo de 2015.

Ella ya tenía un año. Su dulce carácter la había destinado a ser una perrita de terapia, pero yo entré en escena y ella no fue al adiestramiento, creo que no necesitaba uno, nació para cuidarme.


Un año después, mi vida enfrentó otro punto de inflexión. Esta vez del lado profesional. Incluso si, como dije en mi primera publicación, siempre dije que quería convertirme en diseñadora textil, nunca tuve el coraje de trabajar para hacer realidad mi sueño. Estudié diseño de moda en París cuando tenía 20 años, obtuve mi diploma y encerré el diseño en un armario durante los 20 años siguientes .

Pero en el verano de 2016, esa zona de comodidad de tener la estabilidad o la falsa seguridad de un trabajo llegó a su fin.


En ese momento acababa de leer el libro Big Magic, de Elizabeth Gilbert y supongo que fue la primera pequeña semilla que se plantó en mi cerebro para empezar a hacer de nuevo algo creativo con mi vida.


Y aquí es cuando entra en escena Nuki. Quería dibujarla.

Nada demasiado sofisticado, solo un simple retrato vectorial, lindo y hecho con todo el amor.

Así que me inscribí durante un año a Skillshare.


Una cosa llevó a la otra y antes de darme cuenta, estaba tomando lecciones de dibujo digital, aprendiendo Photoshop, Illustrator y creación de estampados.


Estaba de vuelta.

De vuelta a mí.


Me había extrañado durante demasiados años y extrañarte a ti misma es uno de los lamentos más tristes que puedes tener.

Mi Nuki, curó mi corazón y me puso en el camino de la creatividad.


Ambas nos queremos exactamente de la misma manera.

Siempre felices de vernos por la mañana como si hubiera pasado un año.

Siempre felices de jugar a los mismos juegos.

Siempre felices de estar cerca la una de la otra.


Creo que solo puedo usar la palabra SIEMPRE para referirme a ella.


La alegría, el amor y la paz que ella trae a mi corazón son los mayores regalos que la vida me ha dado.


Todos los días estoy agradecida por poder experimentar la fuente inagotable de cálida ternura que crea a su alrededor.


Creo que es una perrita mágica.

De lo contrario, ¿cómo sería posible construir vínculos tan fuertes con tan pocas palabras ?, solo alrededor de gestos y miradas. Yo, una habladora que necesita tanto las palabras jeje.


Ella me rescata todos los días de la idea de que el amor verdadero es inalcanzable.


Para celebrar estos lazos mágicos que creamos con nuestras mascotas, tuve que crear unos pañuelos sobre ello.

Los pañuelos personalizados para mascotas, son una forma de tener siempre con nosotros, un objeto que nos pueda recordar todo ese amor.


Besos sedosos,


Gloria x.


@my_little_nuki posando con su pañuelo




3 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo