ALEGRÍA, NO FELICIDAD. ALEGRÍA.

Para mi, es más importante la Alegría, porque no depende de que todo sea idílico o de haber conseguido una meta o un Sueño. La Alegría nace de uno mismo, sin depender de nada exterior.

Este Verano, Nuki y yo nos hemos quedado tranquilamente en casa.

Cuando no vivía junto al mar, era mandatorio viajar hasta un lugar de playa para tener la sensación de estar de vacaciones. Ahora, la verdad es que me gusta más la playa en los meses donde hace menos calor.


Todo el mundo necesita romper su rutina de vez en cuando, cambiar de aires, pero eso no implica tener que subirse a un avión y viajar miles de Kilómetros.


Se pueden adquirir nuevos hábitos, nuevas rutinas y nuevas sensaciones sin moverse para nada, tan sólo cambiando la actitud hacia las cosas cotidianas.


Es lo que yo llamo, buscar fuentes de ingresos de alegría. Cosas simples como jugar con Nuki, que la comida me salga en su punto ( para variar jeje), que un diseño me quede bien.

Pero la más valiosa de las alegrías, es la que nace del Amor.


Cada cosa que hago para Nuki o con Nuki, es con alegría y amor, como recuerdo que lo hacía mi abuelita por mí. Tener a Nuki, es mi manera de perpetuar como era mi abuelita con todos y con todo. Me di cuenta por casualidad un día que Nuki entró en el estudio y me dirigí a ella de la misma forma que mi abuelita se dirigía a mi de pequeña :

” ¿Quién viene por ahí?…mi tesorillo”.

Por eso Nuki es tan importante para mi, porque me permite quererla como a mi me enseñaron.

Que precioso era entrar en una habitación y que te mirasen de esa manera, con esa alegría en el rostro todos los días.

La gente le decía a mi abuelita: “¿Le han puesto Tesoro a la niña?”. Y ella contestaba : “ No, se llama María Gloria, pero yo la llamo mi tesoro”.


Porque su mayor tesoro, era su propia alegría, que nacía del Amor.


En esta época donde el mundo está en llamas, literal y figuradamente, es importante vivir intensamente cada día. Creo que es una obligación moral hacer las cosas con alegría si la vida nos brinda esa oportunidad. Si tenemos LA OPCIÓN. Cosa que la mayoría de las personas, no tienen.


Este verano, muchísimos han perdido sus hogares por los incendios. La pandemia y las guerras siguen afectando a la economía. El Otoño se presenta incierto.


Por eso es tan importante la alegría de las pequeñas cosas.


No es fácil proyectarse en el futuro con grandes ambiciones, nunca lo ha sido, pero ahora parecería propio de un inconsciente creer firmemente en un plan trazado, con todas las incertidumbres que surgen cada día.


Lo que sí podemos es visualizar cada día, las 24 horas que tenemos por delante.


Basándome en mi experiencia, cuando pensaba a medio o largo plazo, en la inconsciencia propia de la juventud, no veía todas las cosas que ya tenía delante de las narices, puestas ahí para hacerme feliz. Sólo me centraba en lo que no tenía. Y no hablo de cosas materiales. Hablo de no tener el amor de alguien, de no ser consciente de mis cualidades o habilidades, de no hacer respetar lo que a mí me hacía feliz o infeliz!.


Es importantísimo saber proteger las cosas, seres y actividades que nos hacen felices. Nadie tiene derecho a arrebatarnos las fuentes de ingresos de nuestra alegría.

Es lo más valioso que pueden robarnos.

La actitud con la que hacemos cada pequeña cosa, desde hacer la cama por la mañana hasta que nos vamos a dormir otra vez, es lo que va sumando día tras día a nuestro bienestar.

Lógicamente, para conseguirlo, hay que aprender a ignorar a mucha gente y a muchas cosas.

Aprender a ignorar es tan importante como aprender a valorar.

( Estoy aprendiendo).


Saber qué es importante y qué no lo es.

Y dentro de las cosas que son importantes, saber lo que tiene prioridad.


Como dice este poema que tanto me gusta, hay que reivindicar la alegría.

Por eso el próximo tema del Open Call será crear un pañuelo que transmita alegría a quien lo lleve.


Silky Kisses,

Gloria X.

DEFENSA DE LA ALEGRÍA.

Mario Benedetti


Defender la alegría como una trinchera defenderla del escándalo y la rutina de la miseria y los miserables de las ausencias transitorias y las definitivas defender la alegría como un principio defenderla del pasmo y las pesadillas de los neutrales y de los neutrones de las dulces infamias y los graves diagnósticos defender la alegría como una bandera defenderla del rayo y la melancolía de los ingenuos y de los canallas de la retórica y los paros cardiacos de las endemias y las academias defender la alegría como un destino defenderla del fuego y de los bomberos de los suicidas y los homicidas de las vacaciones y del agobio de la obligación de estar alegres defender la alegría como una certeza defenderla del óxido y la roña de la famosa pátina del tiempo del relente y del oportunismo de los proxenetas de la risa defender la alegría como un derecho defenderla de dios y del invierno de las mayúsculas y de la muerte de los apellidos y las lástimas del azar y también de la alegría.




52 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo